Jul
21

La Comunidad y la Fundación Manantial pondrán en marcha un proyecto para ayudar a hijos de padres con enfermedad mental
Imprimir
PDF

La Comunidad de Madrid y la Fundación Manantial han suscrito un convenio este miércoles para la puesta en marcha del programa 'Casa Verde', que se dedicará a ayudar a los hijos de personas que tienen enfermedades mentales graves, tales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

El convenio, que ha sido suscrito por la viceconsejera de Asistencia Sanitaria, Patricia Flores, el gerente del Hospital Infanta Leonor de Vallecas, y el presidente de la Fundación Manantial,  Francisco Sardina, supondrá la puesta en marcha del proyecto 'Casa Verde', que contará con un equipo de calle que apoyará a progenitores con enfermedad mental grave y a sus hijos hasta la edad de cinco años.

El programa incluye apoyo, prevención y seguimiento de hijos con padres con enfermedad mental y familiares de acogida desde el punto de vista de la salud y de los Asuntos Sociales. En concreto, 'Casa Verde' tiene como objetivos la mejora de calidad de vida e inserción social de los pacientes con enfermedad mental grave y de sus descendientes, incidiendo en un mejor entorno familiar y reduciendo así riesgos en el desarrollo de los niños.

Y es que, según ha explicado el coordinador de Salud Mental de la Comunidad de Madrid, Guillermo Pettersen, y miembros de su equipo, los menores en esta situación pueden sufrir una "pérdida del vínculo madre-hijo" y además, estas enfermedades tienen un componente genético.

Según las autoras del proyecto, Mónica Contreras y Raquel del Amo, se trata de un equipo de calle que acude a los domicilios de estas personas que lo necesitan para ayudarles. Además, no tiene un horario determinado porque depende de las necesidades de las familias.

En principio, se va a comenzar en Vallecas Puente y Villa, ya que, según han indicado uno de los doctores que coordinan esta iniciativa,  es una de las zonas de Madrid en las que hay "más casos" de personas con enfermedad mental. Además, hay más familias desestructuradas y más necesidades asistenciales.

En concreto, uno de estos doctores ha dicho que en estas dos zonas hay más de 1.00 personas que sufren este tipo de trastornos, y en la Comunidad, hay cerca de 30.000 o 35.000, ha precisado Pettersen.

Durante su intervención, Flores ha agradecido el trabajo de todos los que han participado en el proyecto y ha indicado que para la Consejería de Sanidad la Salud Mental es un "objetivo prioritario" cuando a veces ha sido un "aspecto relegado, oscuro y confuso".

También ha explicado la importancia del aspecto de la Familia y de la necesidad de mantener el vínculo madre-hijo.